Desde hace tres años, vengo trabajando con emprendedores de diferentes tipos de actividades empresariales, gastronomía, inmobiliarias, constructores, productores, comerciales etc, y he logrado entender la importancia que tiene generar un plan de negocios desde la creación de la empresa.

Los abogados en Colombia, desde las facultades de derecho, deberíamos, recibir cátedras que generen estos principios tan importantes, por cuanto aquellos que desean generar sus despachos, buffet u oficina, como alternativa de desarrollo profesional deben conocer como generar empresa en Colombia.

Lo que he podido identificar, principalmente, como factor primordial de todo emprendedor o empresario, son sus ganas de hacer empresa, su ilusión, su deseo no solo de trabajar sino de generar empleo, de crecer. Aquí voy con una primera sensación que queda en aire, y es que trabajamos en este primer momento con emociones, y en su mayoría no manejadas con inteligencia emocional, sino ese sentimiento incontrolado, y poco manejable.

Y aquí, empezamos mal, porque muchas veces ese ánimo con el que empiezan termina en frustración. Así que, lo primero que debemos buscar al momento de emprender es precisamente saber manejar las emociones. Una vez estas controladas, mas los pies en la tierra es el momento de sentarnos y generar nuestro famoso PLAN DE NEGOCIOS, que para mí es la columna vertebral de todo negocio.

El plan de negocios es el documento que surge luego de realizar un proceso de análisis y diseño de un negocio. Pero más que el documento en sí, lo que importa es el proceso que se experimenta en su elaboración, ya que el proceso investigativo que conlleva debe hacerse siguiendo un orden lógico y coherente de estudios, que ha de permitir que en este proceso el emprendedor adquiera un mejor entendimiento del potencial y atractivo del negocio, así como de los riesgos y aspectos clave para tener éxito en el mismo, tanto a corto como a mediano y largo plazo.

Al ser una herramienta de gran utilidad, el plan de negocios le permite al emprendedor que lo elabora, darse cuenta de las debilidades, amenazas, fortalezas y las oportunidades que el nuevo negocio plantea.  Asimismo, se presentan proyecciones y estimaciones de las necesidades financieras que han de surgir vinculas con los parámetros proyectados del negocio.

El Plan de Negocios le permite, por otra parte, repensar su emprendimiento con una metodología que lo aparte de los problemas del corto plazo y analizar con sus socios y colaboradores las perspectivas de la empresa en ese sector específico de mercado al cual quiere dirigirse.

En esencia, un plan de negocios sirve para:

Tener mayor claridad sobre el negocio. A través del plan de negocio el emprendedor se asegura de realizar un análisis detallado del negocio, lo cual le permite:
Definir los productos y servicios
Entender al cliente y sus necesidades
Compararse con la competencia
Estimar el potencial de ventas
Conocer la estructura de costos, gastos e inversiones
Identificar los riesgos
Entender las claves para el éxito del negocio.  
Al realizar el plan de negocio se toman varios supuestos: ¿Qué tan necesarios son mis servicios para los clientes? ¿Cómo son en relación a los de la competencia? ¿Cuánto están dispuestos a pagar los clientes? ¿Cuáles serán mis costos? ¿Cuáles serán los resultados de mis acciones?

El plan de negocio permite identificar los supuestos que mayor impacto tienen en el negocio.

Tener una base para asignar recursos.  Todos los negocios, especialmente aquellos que se encuentran en la instancia de proyecto, tienen recursos escasos.  Es por ello que uno de los aspectos clave para el éxito es que el emprendedor tenga la claridad para definir en dónde aplicar dichos recursos de manera que tengan el mayor impacto posible.
Al ayudar a tener una mayor claridad sobre los aspectos clave para el éxito de un negocio, el plan de negocio es una base para asignar recursos.

Aprender y mejorar.  Una vez que el negocio se encuentra en marcha, el emprendedor puede comparar los resultados reales con los supuestos que tomaron en el plan de negocio.
Al analizar las causas de las diferencias, se abre un espacio para aprender sobre el negocio y se hace más fácil generar ideas para mejorarlo.

Finalmente, la clave para hacer su plan de negocios está en entender que su elaboración no es tarea de empresas externas, esa la debemos generar nosotros mismos, con ayuda de todos nuestros colaboradores.

“Todo emprendedor puede y debe hacer su plan de negocios, esto con el fin de entender a ciencia cierta todo el potencial que su futuro negocio puede llegar a tener”.

La conclusión con este tema, es que, primero, las facultades de derecho, institucionalicen una catedra sobre creación de empresa para abogados, no solo para quienes van a crear empresa denominada oficina o Despacho de Abogado, sino para aquellos que harán consultorías o asesorías a diversos sectores empresariales, a fin de conocer la dinámica, y segundo, no importa en que momento de tu vida estés si tu oficina tiene uno dos tres años o mas de creación, trabaja ya tu plan de negocios, proyecta tu visión y misión, señala metas, ramas del derecho que vas a desarrollar, clientes prospecto, ubicación y lugares donde tendrá sus asesorías alcance, personal, crecimiento, infraestructura, publicidad y marketing, con eso las proyecciones podrán ser revisadas analizadas periódicamente y/o modificadas de acuerdo con lo logros o no de ellas.

Así que ánimo y a trabajar en tu emprendimiento tu DESPACHO DE ABOGADOS.      

Lydia Mábel Castillo Sanabria
Abogada de la Universidad de La Sabana Colombia Máster en Dirección Comercial y Marketing 2014 On line EUDE Madrid Máster en Comercio y Negocios Internacionales 2016 On line EUDE Madrid Programa de Desarrollo Directivo Internacional (PDD Internacional) Presencial Primera Edición 2015 Máster en Abogacía Internacional Presencial ISDE Barcelona 2016
Email: lidymabelc@gmail.com