El Piso de protección Social establecido mediante el Decreto 1174 del 2020, expedido por el Ministerio del Trabajo, es un mecanismo que fue introducido en nuestro ordenamiento jurídico a través del artículo 193 de la ley 1955 de 2019, Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, para las personas que perciben ingresos inferiores a un salario mínimo, pero que tienen una relación contractual laboral o por prestación de servicios, por tiempo parcial.

Las personas que cumplan con dichas condiciones deberán ser vinculadas al piso de Protección Social, en el cual contarán con la afiliación al Régimen Subsidiado del Sistema General de Seguridad en Salud y al Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos BEPS, como mecanismo de protección  en la vejez y un seguro inclusivo que brindará el amparo al trabajador de los riesgos derivados de la actividad laboral y de las enfermedades cubiertas por los BEPS, es decir, los riesgos de muerte, desmembración, enfermedad grave (cáncer, infarto de miocardio, insuficiencia renal crónica, enfermedad cerebro vascular) y también  reconoce un auxilio funerario, definido como un dinero adicional para sufragar los gastos funerarios del asegurado principal.

Este mecanismo se encuentra establecido para dos clases de vinculados los obligatorios y los voluntarios, los primeros son aquellas personas que tienen un vínculo laboral por tiempo parcial, un contrato de prestación de servicios o que cuenten con varios vínculos laborales o por prestación de servicios y que reciban una contraprestación total mensual inferior a un (1) salario mínimo legal mensual vigente después de que se efectúe el descuento de expensas y costos en los casos en que haya lugar para ello.

Los vinculados voluntarios, serán aquellas personas sin una vinculación laboral, o mediante contrato de prestación de servicios, y aquellos denominados trabajadores por cuenta propia que no cuenten con la capacidad de pago para cubrir el monto total de la cotización al Sistema General de Seguridad Social.

No obstante, aquellas personas que tengan uno o varios vínculos de carácter laboral por tiempo parcial, y que al sumar todos sus ingresos perciban mensualmente una suma igual o superior a un (1) Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, deberán afiliarse al Régimen Contributivo del Sistema de Seguridad Social, en este caso el trabajador deberá poner en conocimiento dicha situación a sus empleadores, para que cada uno de ellos efectué las cotizaciones al sistema en proporción a lo devengado por el trabajador.

De acuerdo con lo señalado por el presidente de Colpensiones Juan Miguel Villa, en rueda de prensa el pasado 9 de febrero indicó que aproximadamente el 50% de los trabajadores devenga menos del salario mínimo, y de este porcentaje entre el 80 y el 90% trabajan por cuenta propia, por lo que solamente han podido obtener la vinculación al régimen subsidiado, en este caso tendrán que efectuar un aporte del 15% que les permitirá acceder a dos beneficios. El primero es que el 1% será destinado al seguro inclusivo, que le permitirá a quienes tengan una imposibilidad para trabajar y que sea incapacitado por más de cinco (5) días va a recibir una indemnización y estará protegido por el piso de protección social y el 14% restante como aportes a su cuenta de BEPS, en Colpensiones y obtendrá el 20% adicional que otorga el Gobierno Nacional.

Frente al pago del aporte, se indicó que el trabajador por cuenta propia no tiene necesidad de acercarse a los centros de atención de Colpensiones para inscribirse, sino que simplemente deberá acercarse a un punto de recaudo, por ejemplo, un pagatodo o un super giros y señalar que va a efectuar el aporte al piso de protección social, y con ese primer aporte quedará registrado para que los asesores de Colpensiones lo contacten y le brinden la asesoría pertinente.

Todos los aportes que se realicen al piso de protección social quedarán registrados con el número de cédula, nombre, dirección y teléfono del vinculado para efectos de que la UGPP pueda adelantar la fiscalización de estos aportes, y verificar que las personas que los están realizando cumplan con los requisitos para ello.

Para efectuar el aporte, el empleador o trabajador independiente deberá liquidar la planilla “B” Piso de Protección Social, con los operadores de PILA, a través el canal web o el contact center por el 15% del valor que devenga mensualmente el trabajador y realizar el pago a través de PSE o mediante un pin en un punto de recaudo.

En el caso del trabajador independiente, se creó una segunda opción que consiste en que este se podrá acercar al punto de recaudo y allí se realizará directamente la captura de datos, donde le solicitaran que indique el tipo y numero de documento, el teléfono y el valor del aporte, es decir que solamente se requerirá la cédula de ciudadanía para dicho trámite.

Esto le facilita al trabajador independiente realizar el aporte y empezar a contar con la protección que muchos en toda su vida laboral no han tenido, ya que la mayoría de los trabajadores por cuenta propia nunca han efectuado aportes y no se encuentran amparados ante las contingencias de vejez, invalidez y muerte como si lo han podido hacer los trabajadores que devengan un salario mínimo o más.

En conclusión, con este tipo de mecanismos el Gobierno Nacional busca que cada vez más colombianos efectúen aportes y cuenten con la cobertura del Sistema de Seguridad Social, logrando de esta manera que cada vez más personas tengan la posibilidad de percibir un ingreso en su vejez o en caso de padecer alguna enfermedad crónica o invalidez.

Lady Rocío Suárez Castro

Abogada Especialista en Derecho laboral y Seguridad Social

Universidad Libre de Colombia.

Especialista en Derecho Constitucional y Administrativo

Universidad Católica de Colombia.